lunes, abril 18, 2011

She's a playlist

She comes in colors everywhere ...

Parece que mis oídos y las glándulas encargadas de producir oxitocina en mi cabeza trabajan en sutil y misteriosa coordinación. No me resulta raro estar escuchando música todo el día, pero desde el fin de semana pasado tengo esa extraña ansiedad por no estar en silencio. Esas ganas de bajar y bajar discos, de shazaamear todas las canciones del radio y buscar en los vídeos de éxitos de youtube esas joyas de Universal Stereo que le faltan a mi colección.

Los demás conductores me miran algo sorprendidos desde sus automóviles en el lento rodar del circuito interior cuando se me resbala la pena y la inhibición al exijirle a mi garganta llegar a los femeninos trinos de Whitney Houston o a rugir bajo como Barry White.

Eso y mi aparente regresión a los tres lustros de edad tienen a mis falanges dolidas de tanto estarle pegando a la mesa, volante, y libros para hacer ritmo. Ultimamente no me controlo, hago torpes remates con las manos mientras agito mi cabeza al compás de la música con el inminente riesgo de torcerme el cuello.

Lo sé, estas cosas nunca pasan por que sí; Hay personas que inspiran música y parece que la traen integrada. Pasa casi como en las películas viejas donde Pedro "el inmortal" Infante canta y de la nada se escucha todo el mariachi cuando el solo trae una guitarra.

Aquí: el playlist. No tiene mucha lógica, casi cualquier canción se me pega cual huevo estrellado en sartén viejo, de hecho escribir esto me ha tomado dos horas, no puedo dejar quieto el aleatorio de iTunes.























Hay muchas más canciones, pero ya no me acuerdo y ya me dio sueño, hasta mañana.

E. Ríos




2 comentarios:

Anónimo dijo...

chachita! ando exactamente igual que tu!

canciones como:

go west
error in the system
a little respect
disco infierno
tarzan boy
just like starting over

etc etc jajajaja

saludos!!!

atte tu padrino

Noel Lori R. dijo...

Que tu vida tenga soundtrack, es el sueño de todos y si no debería. Es como cuando vas caminando y te encuentras una larga avenida llena de gente que por alguna razón dejaron el camino en medio para que tu pases y en tu cabeza empieza a sonar Stayin alive mientras te imaginas con un impecable traje blanco y un bastón caminado con mas estilo que John Travolta en sus mejores años.