jueves, febrero 12, 2009

Madeleine

Guess we'll never see poor Madeleine again . . .


Hace tiempo que tengo a Madeleine conmigo, sólo que antes no me importaba mucho; estaba arrumbada en un rincón de mi cochera junto con las demás bicicletas. Pero Madeleine es algo especial y en un día de ocio me decidí a repararla y restaurarla.


Madi tiene una larga historia en mi familia; fue comprada en 194? como un regalo para mi tía la mayor, de ahí se heredo a toda la familia de mi mamá. Todos mis tíos aprendieron a montar una bicicleta en ella y más de uno se rompió un brazo paseando por el D.F. Pero finalmente acabo en nuestra casa tirada y muy maltrecha por los años de uso y el abandono de las ultimas décadas.



Madi después de su primer viaje al correo.


La bicicleta esta presumiblemente hecha en Inglaterra; la mayoría de las piezas que encontré en ella eran inglesas, en ese momento fue que me enamoré aún más del proyecto.


La comencé a despintar y desarmar con cuidado y me di a la tarea de buscar todas las piezas, tarea que me llevo a conocer lo más recóndito de la calle de san Pablo en la merced. Ahí se encuentra uno de todo, además de encontrarse con una prostituta en cada columna de cada local. Pero eso parece ser tema de otro escrito.


Enlace

La restauración tomo mucho trabajo, pero finalmente sentí que estaba ocupando mis vacaciones en algo de provecho en lugar de tirarme a la basura solo. Después vino la maldita pintura y el rearmado el cual no pude hacer solo y la tuve que llevar al taller de la surtidora. Se me ocurrió montarle un generador para la luz y pintarle el nombre con el que ahora será conocida.


El nombre viene de una canción de The Decemberists en donde hablan de una bicicleta que han robado y cuyo nombre era Madeleine, a mi me gusta mucho la canción y pensé que sería interesante ponerle así a la bicicleta. Finalmente las cosas merecen un nombre y como es costumbre le puse nombre de mujer.



y así es como se llama.


Siento que se ve bastante interesante andar en bici en la ciudad, uno se ve como un escritor atormentado (o como un repartidor de farmacia de segunda). Quizás resolvería muchos de los problemas de transito y accidentes, además de ser un medio más humano, el ego de tener el motor más grande regresaría a la potencia de tus piernas (que en mi caso es mínima.) 



Madeleine de frente con su campanilla marica


Este es mi nuevo transporte, pronto espero comprar otra bicicleta para ir más lejos, quizás una de carreras o una de montaña por que las piedras en San Angel le cuestan mucho a madi, y sobre todo a mi que voy saltando en el asiento. 


"Eres como una baraja . . ."

(La autentica de Jerez)

Efra Ríos

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay una canción de The Coral que me recuerda mucho a ti. Seguramente ya la habrás escuchado: Jacqueline. Siempre te ha gustado ponerle nombres femeninos a las cosas, supongo que es una forma de sentirlas más humanas, más cercanas a ti, de crearles una historia.

Una amiga tuya.

Mangiacaprini dijo...

sumamente interesante. buen relato.
pd. priscila!!!!!

Efra Rios dijo...

ven culera!!

Mobs dijo...

jaja está bonito el nombre! y el pie de la última foto está bueno jiji anda enfraa! solo cuidate de los automovilistas psicópatas! jaja un abrazote!

Efra Rios dijo...

un día te visitare en bici mobito, lo prometo. y si tienes razón parece que todos te quieren matar.

Eli K. dijo...

ameego te quedó padrisima, que bonita :)...

Anónimo dijo...

¿Quién lo dice?

Recibo tus cartas, me encanta leerlas...es encantadora Madeleine pero conociéndote me tomé la licencia de rebautizarla y yo la llamo Marlene...

Bien por las historias de familia...

Efra Rios dijo...

fifra??

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con la movida condechera actual, yo soy El anónimo, no la anónima... Ese que te puso que seguro sabías quien era...